%22Il Prigioniero%22 Ópera de L. Dallapiccola

Estreno en España. Teatro de la Maestranza.
13 de febrero de 2010

___________________________________________________

 

Alfredo García, Il Prigioniero, barítono

Gustavo Peña, Gran Inquisidor y Carcelero,  tenor

Georgina Chakos, La madre, soprano

 

 

ORQUESTA DE CÓRDOBA

 

 

Santiago Serrate, director

En la prensa

…Alfredo García concertaron bien sus voces… y supieron salir airosos de la brumosa orquesta e incluso lucir cuando se les demandaba en medio de pasajes más camerísticos.

Il Prigioniero de L. Dallapiccola

Ismael G. Cabral, Ópera Actual

En la prensa

…convincente Alfredo García en su difícil cometido.

Il Prigioniero de L. Dallapiccola

Pablo J. Vayón, Diario de Sevilla

Notas al programa

Lugar y fecha de la acción: Una celda del Santo Oficio en Zaragoza, durante la segunda mitad del siglo XVI.

Un rabino es victima de la Inquisición bajo el mandato de Felipe II. Hecho prisionero, sufre torturas que le provocan terribles llagas, pero antes de ser conducido a la hoguera, aún deberá sufrir la última y más perversa tortura de todas: la de la esperanza, pues su carcelero, tras susurrarle varias veces la palabra “Hermano”, junto a la expectativa de la huída le crea la esperanza de recobrar la libertad al sugerirle que dejará la puerta de su celda abierta. Efectivamente, el prisionero la abre y tras escaparse sorteando la vigilancia por subterráneos y corredores, llega finalmente hasta un gran jardín iluminado por un cielo estrellado. Corre hacia un cedro y lo abraza. Es libre.

Entonces, de entre el ramaje, aparecen dos brazos que lo atenazan. “Hermano”, le dicen, “En vísperas, tal vez, de la salvación pensabas abandonarnos?”, le pregunta una voz familiar. El prisionero reconoce la voz del carcelero. Así, descubre que ha sido víctima de un engaño y que su carcelero es el Inquisidor General, quien dulcemente lo toma de la mano y se dispone a acompañarlo en dirección al resplandor que despide, al fondo, la crepitante hoguera ante la que el prisionero susurra sólo una pregunta final: “¿La libertad?”.

Prisionero de Dallapiccola

Hay un tipo encerrado en una mazmorra al que llevan torturando días interminables con la excusa de que no acaba de pensar como aquellos que le administran el sufrimiento. Parece un caso sacado de un periódico o de un informe de Amnistía Internacional, sin embargo la historia que nos cuenta Dallapiccola en esta ópera transcurre en Zaragoza en los tiempos de la inquisición.

leer más

¿Quieres saber más?

¿Quieres saber más?

Recibe la información de los próximos conciertos y novedades

Tu subscripción se ha realizado con éxito

Pin It on Pinterest